T. 93 408 20 96
  
ZONA SOCIOS
nº de socio/a palabra clave



Primeras esperanzas para poder abordar la difícil hipoacusia oculta

La persona no oye con ruido ambiente y, sin embargo, su audiograma refleja que goza de una audición normal.

16/08/2021    Fuente: Audio en Portada  


Primeras esperanzas para poder abordar la difícil hipoacusia oculta

Estos casos misteriosos a veces se corresponden con la hipoacusia oculta, para la que algunas investigaciones apuntan a posibles tratamientos, aún por desarrollar. Joaquín Valderrama Gerard Encina-Llamas han compartido sus investigaciones al respecto en el congreso de AEDA, presentados por Raúl H. Sánchez.

 

El investigador postdoctoral en Interacoustics en Dinamarca Raúl H. Sánchez López, moderador de esta última esa redonda del congreso AEDA, ha definido la hipoacusia oculta como “una degeneración de las conexiones neuronales, de la sinapsis, en las Células Ciliadas Externas (CCE) que no conlleva alteración alguna de los umbrales auditivos, pero podría afectar a la codificación temporal del sonido a niveles supraliminares”.

Por su parte, el panelista Joaquín Valderrama Valenzuela, investigador en el Laboratorio Nacional de Acústica (NAL) de Sidney (Australia), se ha encargado de desentrañar los fundamentos neurofisiológicos de este problema y las dificultades para encontrar indicadores biométricos de la causa de la hipoacusia oculta en humanos. De entrada, el perfil de afectado es el de una persona que tiene problemas de audición -con ruido- y, sin embargo, su audiometría no revela ninguna pérdida auditiva.

Para comprender los mecanismos que pueden influir, este especialista explicó la sinaptopatía coclear, ya que se ha comprobado en estudios con animales que la exposición al ruido daña las fibras de “actividad espontánea baja” en la cóclea, aquellas que hacen posible la comprensión del habla, a diferencia de las de “actividad espontánea alta”, que se “disparan” incluso sin un estímulo sonoro de alta intensidad.

 

Las células ciliadas se recuperan pasado un tiempo, de esta exposición al ruido, que no obstante sí que tiene el efecto de “desconectarlas” de las terminales nerviosas. En cuanto a la demielinización del nervio auditivo, tiene igualmente trascendencia porque la audición binaural permite a la persona construir la “escena acústica”, con los diferentes sonidos que le llegan. Se codifica en el tronco cerebral y se basa en diferencias de tiempo y de nivel sonoro por los dos oídos, que se trastocan.

 

Nuevos enfoques y herramientas

 

Finalmente, se ha descubierto una adaptación neuronal en función del entorno auditivo según el nivel de ruido, que en algunas personas puede fallar. Y otros factores que pueden estar en el origen de la hipoacusia oculta son procesos cognitivos o de la atención selectiva. Valderrama concluyó que hacen falta nuevos enfoques para obtener herramientas de diagnóstico precisas.

 

Y si el diagnóstico resulta complicado, el tratamiento todavía más, por el momento. Valderrama indicó que hay un estudio en curso con audífonos de baja ganancia (8 dB) que han demostrado resultar de ayuda para personas con hipoacusia oculta. Como indicio de una posible vía de trabajo, este panelista ha señalado que a unos 60 dB parece que estas personas obtienen resultados y también hay investigaciones con medicamentos para restaurar el nervio auditivo, si bien falta al menos una década para materializar resultados. Pueden ayudar los canceladores de ruido o el apoyo en sistemas de FM o micrófonos remotos, pero todavía no está comprobado.

 

La electrococleografía y un modelo animal como estrategias


Gerard Encina-Llamas, de la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU), trabaja en el proyecto de investigación “Descubriendo la hipoacusia oculta” (UHEAL, Uncovering Hidden Hearing Loss), centrado en la electrofisiología en humanos y la sinaptopatía coclear (SC) por el envejecimiento. En animales se puede experimentar, pero en humanos solo cuando ya han fallecido y por causas naturales. En el caso de este grupo de trabajo, usan Respuestas Seguidoras de la Frecuencia (RSF), con tonos puros y sus resultados revelan que las neuronas pueden seguir las frecuencias, pero menos cuando se trata de personas mayores, de forma significativa y en todas las frecuencias. La razón es una pérdida de conexiones en el nervio auditivo (sinaptopatía coclear), incluso en normoyentes (tal como corroboran otros estudios anteriores). También se aprecia que “los reflejos musculares del oído medio atenuados y los umbrales elevados en frecuencias altas extendidas indicarán la presencia de SC (Sinaptopatía Coclear)”, según Encina.


Aún no hay validación de los resultados del modelo, aunque se va “por buen camino” y este investigador ha señalado que, de momento, trabaja con la electrococleografía con el fin de conocer si la pérdida está más originada en el nervio auditivo, en el centro, o bien se localiza en la periferia. Y la otra estrategia es un modelo animal, para el que se han embarcado ya en una iniciativa con un laboratorio de Estados Unidos.





<< Volver


Sobre la ANA

La Asociación Nacional de Audioprotesistas es una organización sin ánimo de lucro, creada en 1976, con la finalidad de promocionar los aspectos profesionales, deontológicos y sociales de la profesión Audioprotesista, asó como sensibilizar a la opinión pública y las Administraciones sobre las alteraciones de las capacidades auditivas en las personas.


Últimos Tweets

Audioprotesistas @ANA_Audioprotes - 08 sep 2021
#Audioprotesistas: Luz verde para la inauguración del Congreso alemán de la EUHA e.V. el 15 de septiembre via… twitter.com/i/web/status/1…

Audioprotesistas @ANA_Audioprotes - 02 sep 2021
#Audioprotesistas: compartirmos el siguiente mapa del sector audiológico, creado por HearingTracker #Audífonos… twitter.com/i/web/status/1…

Audioprotesistas @ANA_Audioprotes - 27 ago 2021
El procesamiento auditivo y el del habla ocurren en el cerebro en paralelo y de manera simultánea, según un nuevo e… twitter.com/i/web/status/1…

¿alguna duda? te ayudamos

ATENCIÓN SECRETARÍA ANA
De lunes a viernes: 09:00H - 13:00H
Tel. 93 408 20 96
O vía email