T. 93 408 20 96
  
ZONA SOCIOS
nº de socio palabra clave



Cómo debes cuidar tus oídos en días de playa y piscina

La temporada de baño aumenta los riesgos de infecciones auditivas y hay que tomar precauciones, pero ¿cuáles? ¿Es cierto que los oídos se limpian solos? Los expertos aclaran tus dudas Los bastoncillos pueden perforar el tímpano Claves para que las jornadas de playa y piscina no dañen tu salud

Barcelona   20/07/2020    Fuente: La Vanguardia  


Cómo debes cuidar tus oídos en días de playa y piscina

Piscina o playa, chapuzón tras chapuzón... los oídos notan los efectos del agua y la humedad. Aunque necesitan nuestros cuidados todo el año, en verano hay que prestarles más atención porque están expuestos a un mayor riesgo de infección. Pero...¿Sabes cómo cuidarlos? ¿Qué hacer ante el típico “tapado de oídos” tras sumergirte en el agua? ¿Es recomendable emplear tapones y bastoncillos? A continuación, varios especialistas responden tus interrogantes.

 

Los baños refrescantes son una tentación irresistible en esta época pero el mantener mojados durante horas los oídos puede ocasionar una de las patologías más frecuentes de verano, las infecciones auditivas, sobre todo en su parte externa. “También la temperatura, el bochorno y la humedad ambiental favorecen su aparición”, comenta Isabel Vilaseca, jefe del servicio de Otorrinolaringología del Hospital Clínic de Barcelona.

 

Niños, los más afectados

 

Este tipo de infecciones afectan con mayor frecuencia a los niños, que suelen bañarse durante horas lo que prolonga la humedad en el oído y eleva el riesgo de desarrollar una infección u otitis, explica la doctora Vilaseca.

“En un oído sano y si el agua no está contaminada no habría que preocuparse mucho, pero a veces hay un eccema, una rascada o un poro abierto por tanta humedad por donde se filtra un germen y puede generar una infección”, añade la experta.

 

La otitis externa, causada por los baños, es muy dolorosa. “Hay que evitar mojar el oído y acudir al médico, que realizará la cura o prescribirá el fármaco adecuado”

 

La otitis externa, la infección que afecta a la parte externa del oido, es la típica de esta época. “Se produce a causa de los baños –continúa Vilaseca–. La llamada otitis media, que surge en la parte más interna del oído, surge a consecuencia de catarros o resfriados y es típica del invierno”.

Isabel Vilaseca explica que el tipo de gérmenes que influye en ambas otitis son totalmente distintos y por tanto el tratamiento también será diferente.

La externa es muy dolorosa, y si se lesiona el conducto, provoca mucho malestar al mover la mandíbula o masticar, incluso puede causar tanto dolor que se tenga que acudir a urgencias porque se hace inaguantable, comenta la experta del Hospital Clinic. “Cuando se sufre una otitis ­–explica– el tratamiento pasa evidentemente por no mojar el oído, aplicar antibiótico en gotas, antiiflamatorios u otras alternativas, bajo prescripción médica. Lo mejor es acudir al médico para recibir la cura adecuada”, enfatiza Vilaseca.

Es esencial curar totalmente la infección, ya que si se sigue mojando el oído puede terminar fastidiándote todo el verano. “En algunos pacientes inmunodeprimidos, con malas defensas o que son diabéticos descontrolados, una infección del conducto se puede agravar y hasta se podría perder la audición”, sostiene la experta.

 

Buceo, aviones y ruidos

 

Otra dolencia de temporada que también afecta a este órgano, aunque en menor grado, es el baurotrauma, que se produce tras practicar buceo. “Es una dificultad del oído medio para mantener la ventilación. Hay gente a quien le duele mucho el oído al sumegirse bajo el agua; en esos casos, antes de bucear, deben asegurarse de no estar acatarrados o que no haya problema alguno que obstruya el conducto que va de la nariz al oido: la trompa de Eustaquio”, indica la doctora.

 

Antes de empezar un curso de submarinismo se suele hacer lo que se llama el bautismo de buceo, una primera inmersión para comprobar que no se da este tipo de problemas. Por eso se recomienda que si, al empezar a bucear, duelen los oídos y hay problemas de compensación, se visite a un especialista para que descarte una patología asociada al origen de los problemas.

Al igual que en el buceo, la ventilación del oído también puede dar problemas en los aviones. Lógicamente, no es algo estacional. El dolor de oídos al subir y bajar el avión viene provocado por los cambios de presión. Puede pasar también en la montaña o al viajar en un tren de alta velocidad, o al escuchar ruidos muy intensos, como los de los bafles de las discotecas, fiestas mayores o fuegos artificiales. Son factores que pueden alterar la audición y cuya frecuencia aumenta con las actividades típicas del tiempo libre y las vacaciones.

Guía de cuidados estivales

 

Las claves

 

Guía de cuidados estivales

 

 

Para evitar complicaciones auditivas es esencial una correcta higiene y ciertas precauciones. ¿Qué cuidados hay que tener en cuenta y qué acciones evitar? Desde el Hospital Clinic de Barcelona nos aportan algunos consejos:

 

Prepara tus oídos

 

Si habitualmente tienes tapones de cera, lo ideal es acudir a un especialista para que haga una revisión y los elimine antes del verano. Porque si entra agua y ya se ha formado medio tapón, se corre el riesgo de mantener humedad durante mucho tiempo y eso puede provocar una infección. Además se hace difícil de limpiar y secar el oído.

 

Sécalos bien después del baño

 

Es importante que después de bañarnos sequemos bien los oídos. Hay que hacerlo hasta donde llega el dedo envuelto en la toalla.

 

No los manipules

 

Evita tocar el oído con bastoncillos porque sin quererlo puedes hacer pequeñas fisuras que pueden ser una puerta de entrada a una infección a causa de los baños constantes, la humedad y el calor.

 

¿Y si se tapa el oído?

 

Si tienes la sensación de que se ha quedado agua dentro del oído puede ser porque tengas un pequeño tapón de cera. Debes visitar al médico para que lo pueda eliminar. También puede ocurrir que la forma del conducto deje alguna irregularidad que hace que se acumule un poco de agua dentro, y en ese caso lo que hay que hacer es mover o ladear la cabeza para que salga el agua.

Se puede secar con la toalla o incluso recurrir a un secador de pelo a una distancia prudencial para secar el oído (¡ten cuidado de no quemarte!). Lo importante es que no quede humedad, que es el foco de la infección.

 

¿Cuándo bañarse con tapones?

 

Si no se tiene ningún problema se aconseja bañarse normalmente sin necesidad de tapones. Su uso se recomienda en aquellas personas que ya tienen un problema de oído como perforaciones de tímpanoosteoma en el conducto, enfermedades crónicas de oído o en niños que muchas veces llevan drenaje en el tímpano y que se podría infectar al mojarse.

También en estos casos se puede llevar una banda de neopreno que lo proteja para que no entre agua.

 

Prevención para todo el año

 

Cuando falla la “autolimpieza”

 

Cuidar los oídos debería ser un hábito todo el año. Uno de los aspectos esenciales es vigilar la formación de tapones de cera, ya que el mecanismo de autolimpieza de los oídos y del cerumen a veces puede fallar y provocar la retención de este último. El cerumen o cera tiene funciones positivas para el cuerpo: sirve para limpiar, lubricar y defender el conducto auditivo externo de bacterias y hongos.

 

Es un conglomerado de secreciones glandulares con propiedades protectoras gracias a su pH ácido y las ceramidas, que ayudan a evitar infecciones como la otitis externa, explica Luis Lassaletta, presidente de la Comisión de Otología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

 

La acumulación de cera puede ser peligrosa porque una oclusión completa lleva a una pérdida de audición, advierte el doctor Lassaletta. “Si el tapón es compacto, debe ser extraído por un profesional cualificado –enfatiza el experto-. Por lo general, cuando existe un tapón, el síntoma más común es el de la sensación de un cuerpo extraño, con percepción de movimiento dentro del oído. También pueden ser frecuentes el acúfeno y la sensación de plenitud ótica. Y pueden aparecer prurito, otalgia o vértigo, en algunos casos. Son síntomas por lo general leves, pero muy molestos”. Y advierte que no se debe tratar de extraer el tapón en casa con ningún tipo de objeto o spray.

 

Normalmente el paciente que tiene tapones de cera los tiene de manera periódica, agrega Isabel Vilaseca. “Si el oído está sano y no hay problema en el tímpano el lavado puede realizarse desde la enfermería del ambulatorio. Si es un oído más complicado o un tapón que no se puede extraer con facilidad porque el conducto es muy estrecho o muy duro o hay alguna perforación en el tímpano, o una enfermedad, es el especialista quien lo saca habitualmente con un aspirador”, puntualiza la doctora.

 

La mejor higiene

 

No a los bastoncillos

 

 

La mejor manera de limpiar los oídos es seguir estas indicaciones: no tocarlos, no introducir ningún objeto o líquido en ellos y dejar que, solo con el agua y jabón que nos cae durante la ducha, se limpien, indica el especialista del SEORL-CCC. ¿Y los bastoncillos para la higiene de los oídos? “¡Grave error!”, responde el experto. “Lo normal es que el cerumen se expulse de forma natural, solo será necesario limpiar el exterior del oído con una gasa o toalla”, asegura.

 

Los bastoncillos pueden ser perjudiciales para nuestros oídos ya que podemos conseguir el efecto contrario al que pretendemos y empujar la cera hacia dentro y compactarla, lo que aumenta las posibilidades de que se nos forme un tapón y, a su vez, provoque infecciones, recuerda Lassaletta. “No hay que usar los bastoncillos para limpiar los oídos. En ocasiones, además, han causado heridas en la piel del conducto auditivo externo, perforación del tímpano, o sensación de cuerpo extraño si se quedan dentro fragmentos de su composición”, explica la doctora Vilaseca, que recuerda una vez más que no hay que introducir nada en el oído, porque es el origen de muchos problemas.

 

Medidas de prevención

 

“Evitar el ruido excesivo y continuado, no limpiar los oídos en exceso y estar atento a pérdidas de audición”

 

 

Además de vigilar los tapones de cera y evitar usar objetos pocos recomendables para la limpieza de los oídos, el doctor Lassaletta también recomienda evitar la exposición continuada al ruido excesivo, no limpiar los oídos demasiado, prestar atención a los posibles signos de pérdida auditiva, evitar la toma excesiva de medicamentos que favorecen la merma de audición, prevenir las infecciones de las vías respiratorias y acudir al otorrinolaringólogo ante problemas de oído persistentes.

 





<< Volver


Sobre la ANA

La Asociación Nacional de Audioprotesistas es una organización sin ánimo de lucro, creada en 1976, con la finalidad de promocionar los aspectos profesionales, deontológicos y sociales de la profesión Audioprotesista, asó como sensibilizar a la opinión pública y las Administraciones sobre las alteraciones de las capacidades auditivas en las personas.


Últimos Tweets

Audioprotesistas @ANA_Audioprotes - 25 sep 2020
En el marco del Día Mundial de las Personas Sordas @FIAPAS lanza la campaña #NuestroTalentoSuma, para promover la i… twitter.com/i/web/status/1…

Audioprotesistas @ANA_Audioprotes - 21 sep 2020
3,2,1...Empieza la cuenta atrás para el último WEBINAR #EurotrakANA enfocado en los centros auditivos profesionales… twitter.com/i/web/status/1…

Audioprotesistas @ANA_Audioprotes - 18 sep 2020
#Audioprotesistas: ¿Qué relevancia tienen los centros auditivos para las personas que necesitan adaptarse… twitter.com/i/web/status/1…

¿alguna duda? te ayudamos


Para enviar es preciso aceptar el >> Consentimiento <<